Ricky Martin confiesa que su rol como filántropo a veces es frustrante

Más allá de dedicarse a la música y a su rol de padre de los mellizos Matteo y Valentino, de 6 años, Ricky Martin dedica gran parte de su energía y recursos en su rol como filántropo. Con su Fundación Ricky Martin continúa la ardua batalla en contra de la explotación sexual infantil y la trata humana. Sin embargo, el cantante quien pronto arrancará una gira de conciertos por Estados Unidos confiesa que a veces se siente frustrado ante la dimensión del problema.

“Me acuerdo una vez cuando yo me frustré muchísimo porque yo trabajaba fuertemente para acabar con la explotación sexual infantil y rescataba a uno y de momento salían 20, 30, 40 víctimas más y yo me cansé y dije: ‘Tiro la toalla, esto es el colmo, esto nunca va a cambiar. ¡Qué frustrante!’”, recuerda el astro puertorriqueño de 43 años. Sin embargo, una persona cercana lo hizo recapacitar.

“Uno de mis mentores me dijo: ‘Ricky si te enfocas en una vida que salvas ya has ganado muchísimo’”, cuenta. He aprendido en mi trabajo como filántropo, como alguien que ha podido hablarle al congreso y a la misma vez intercambiar ideas con víctimas, he aprendido mucho la paciencia y la humildad que uno tiene que sentir para entrar en un mundo tan escabroso como lo es la trata humana”.

Sin embargo al ver sueños realizados como abrir el centro holístico Tau en Puerto Rico —que ofrece actividades educativas y recreativas para niños de su isla natal ve el fruto de su labor. “Mi meta es si Dios quiere poder llevar centros como este a diferentes partes del mundo”, cuenta. “Vamos a acabar con la trata humana una vida a la vez”.

Una foto publicada por Ricky (@ricky_martin) el